viernes, 17 de febrero de 2012

El Estado kirchnerista frente al despertar de los monstruos


La literatura está repleta de historias, malas y buenas, de monstruos que se vuelven contra sus creadores. La política, finalmente una de las formas de la literatura, regala cada tanto una actualización del género, las más de las veces, envileciendo al creador al mismo tiempo en que desaparece el monstruo.

Uno de los pilares discursivos del kirchnerismo fue, durante un largo período de tiempo, que nunca iba a reprimir la protesta social. La fábula kirchnerista navegó, hasta donde pudo, haciendo alarde de esta conquista. El secreto, la ganancia para el gobierno, residía en que esto debía verse como un avance en el sentido de los derechos del pueblo. “Cuando el pueblo se expresa, el gobierno popular no reprime”, ahí la máxima populista.

Este haiku populista tiene un problema formal insalvable. La pretensión del relato ficcional del kirchnerismo pretendió inaugurar una doctrina de la relación entre el Estado y la utilización legítima de la violencia. Incluso si no se tiene ganas de llegar demasiado lejos en la teoría, lo mínimo para decir es que el discurso del gobierno se restaba a si mismo capacidad de autoridad y, con ello, también soberanía.

Ahora saben los kirchneristas lo que siempre supimos todos. No es posible suspender, por un acto de performatividad del lenguaje, la imprescindible relación entre Estado y represión. Puede gustarnos un poco más o un poco menos, pero la negación de esa relación terminará por agigantar al monstruo.
Decir esto no es decir que todos los Estados, por sólo serlo, deben prepararse para reprimir. Lo que sí implica, necesariamente, es una discusión muy potente, muy vigorosamente democrática, de los modos y las formas en que esta relación convive con la sociedad. No hay una única manera de encarar el conflicto y no todo conflicto debe llevar a instancias represivas, pero para llegar a esta forma es imprescindible no negar una situación definicional, en términos teóricos y prácticos, de la experiencia social.

Una de las maneras más interesantes de licuar la violencia en esta relación es la de reformular el conflicto pensándolo en otra clave. Se puede promover dejar que la confrontación deje paso a la colaboración y percibir, en cada conflicto particular, de qué modo contemplar primero los intereses de los más débiles. Al mismo tiempo, no es necesario dejarse ganar por la sencillez del “alguien tiene que perder” y se puede pensar en el crecimiento colectivo.

Una experiencia populista como la que vive Argentina no puede llevar adelante una política de este tipo. No tiene la sensibilidad ni el talento como para no dejarse ganar por el belicismo discursivo que propone la creación de un enemigo cada vez que pierde el rumbo.

Habrá que ver qué sucede cuando otros monstruos vayan despertando de su siestita ficcional.

6 comentarios:

gustavolopez dijo...

Es la tercera nota tuya que leo y me sorprende tu capacidad para detectar los puntos claves de la realidad, por eso quería felicitarte.
Sentí estupor y estremecimiento aquella noche del Indoamericano. Mientras Cristina estaba con Banafini y Carlotto no sé en qué puesta en escena, en el parque la policía se había retirado y dejaron a los forajidos mandados no sé por quién (si es que no fue espontáneo, no lo sé) que hicieran una caza de bruja sobre extranjeros de países vecinos.
La farsa se hacía tragedia y nadie atinaba a decir mucho. Mucho menos la sociedad que casi siempre mira para otro lado.
Justamente hoy (antes de leer tu blog) estaba pensando este tema de la represión, la demagogia, la ausencia del Estado populista en relación al Indoamerican.
Gracias por tu aporte inteligente, no abundan.
Gustavo López Barcia

Gabriel Palumbo dijo...

Bueno Gustavo, muchas gracias, de verdad!! Abrazo grande

Felipe dijo...

Hay dos cuestiones que no entendi :

1) "negar una situación definicional, en términos teóricos y prácticos, de la experiencia social."

Que seria negar la situacion definicional de la experiencia social ?

2) no llego a entender de cual monstruos se habla.
El monstruo seria un estado represivo ?
El monstruo seria una sociedad desbocada en movilizacion callejera permanente ?
otro ?

Anónimo dijo...

El monstruo sería una movilización que de ser reivindicativa (algunas cooptadas y otras no tanto) pasa a ser "extorsiva" y (por qué no?) "que le hace el juego a la derecha en este gobierno nacional y popular de todos y todas las buenas gentes que tiene un país con buena gente" (aplausos).
Igualmente, a no olvidar y siempre refrescar en las neuronas, el real monstruo es este gobierno que intenta conciliar clases en eterna disputa dentro de un "capitalismo serio".


Simon Uachiturro Bolívar

Felipe dijo...

Alerta,
alerta,
alerta que camina
El cocodrilo uachiturro
por america latina

Después de YPF, vamos por la estatizacion de Lacoste !

Anónimo dijo...

Preferible sería que estatizaran Puerto Madero así más gente logra acceder al sushi con yampán para todos (los progreK) mirando un partidito relatado por Araujo.


Simon Uachiturro Bolívar