sábado, 3 de septiembre de 2011

La boleta única y la individualidad


Espasmos. Gestos y manotazos. Esa es la manera en que se instalan los temas en la política de la patria. Pueden ser cosas buenas o malas, pero eso nunca define en última instancia. Una semana tomó a los diputados votar las leyes Blumberg de seguridad, semanas hablando de la reforma política, días enteros sobre presupuestos, cambios de legislación penal. Los temas se suceden, y las maneras son casi siempre las mismas. Para bien o para mal, gana el espontaneísmo que niega cualquier ejercicio sistemático de pensamiento.
A veces para el lado del bien y a veces para el del mal, las cosas aparecen, explotan, se quedan o se van. El último grito de la moda, en lo que refiere a institucionalismos, es la boleta única. Protagonista en Santa Fe y en menor medida en Córdoba se ha instalado como una suerte de paraíso democrático en el que se puede resolver casi todo. Se ha escrito mucho sobre las bondades y sobre los problemas que tiene la boleta única y no vale la pena repetir argumentos, salvo, tal vez, dejar sentada la posición favorable. Pero mi posición favorable no responde a cuestiones de registro institucional, no tiene que ver con que existen menores riesgos de falta de boletas o que agiliza el sistema de escrutinio.
La mayor virtud que tiene la boleta única no reside en la dimensión institucional sino que se resuelve en una directa apelación a la subjetividad individual. Este sistema de votación le devuelve a las personas una dosis de soberanía muy importante. Desde un punto de vista liberal, la devolución a la subjetividad de la capacidad de elegir es una gran noticia. La facilidad y hasta el estímulo que plantea la boleta única para que cada uno de nosotros pueda elegir en cada oportunidad y para cada categoría a quien pensamos puede hacerlo mejor con es una virtud infinita que, creo, pasa inadvertida para los grandes partidos y para los analistas más convencionales. Los ciudadanos eligen a algunos para legislar y a otros para administrar. La misma subjetividad propone también una dimensión crítica frente a los partidos. Cada vez más se pone en relieve que los votantes eligen personas y no partidos. Un mismo partido puede en menos de quince días ir de un porcentaje irrisorio a una resonante victoria. La subjetividad se impone, entonces, también allí. Silenciosamente, las personas, si se les da la oportunidad, mandan mensajes a los partidos, y los resultados de los distritos donde la boleta única fue implementada lo deja realmente claro. Es un llamado de atención que las fuerzas políticas debieran anotar con prolijidad y no desestimar en ningún caso.
El equipo de los institucionalistas vulgares ya ha abierto el fuego en contra del sistema con argumentos estructuralistas. Algunos más sofisticados que otros, la idea central es que se promueve la fragmentación en el sistema de partidos y que eso pone en riesgo la gobernabilidad. Que la relación entre los ejecutivos y los legislativos se ven dificultadas por la falta de correspondencia entre un voto y otro. No soy tan temerario para pensar en que es mejor un sistema desarticulado e informe que un bonito sistema de partidos ordenado y racional. Pero convengamos que nuestra democracia no necesita de la boleta única para ser un verdadero descalabro.
Más allá de defender las versiones más sutiles de la boleta única, aquellas que distinguen entre categorías y lo hacen por color disponiendo de un casillero para optar por el voto en blanco, mi favoritismo responde a la posibilidad que este sistema habilita para valorizar la dimensión subjetiva del voto. Empezar a ver personas allí donde están, eso hace la boleta única y esa es una gran dimensión del relato del futuro.

37 comentarios:

Martin Wallach dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martin Wallach dijo...

GP: Pienso en un distrito como la Provincia de Bs As, en donde -por ejemplo- en 2009 se presentaron 18 partidos / frentes / alianzas, y se renovaron 35 bancas para la Cámara de Diputados nacionales.
Me suena un poco impracticable.
Es cierto que ese número se redujo este año (quizás producto de la reforma), pero así y todo lo veo complicado.

Mis saludos.

Escribidor dijo...

No entiendo. La boleta única no soluciona nada. Hoy si alguien quiere cortar boleta, la corta. nada se lo impide. Hay que tender a un sistema de partidos fuertes, no a un individualismo supremo.
Lo unico que crea la boleta unica es la ficcion de que no se necesitan fiscales. Y es falso de toda falsedad.

Un abrazo

Felipe dijo...

Voy a coincidir con el señor Escribidor,

"Hoy si alguien quiere cortar boleta, la corta, nada se lo impide"

Yo puedo entender en los liberales la exaltacion del individuo y la glorificacion de la "libertad humana" , pero .. Por otro lado si el individuo no corta la boletita es que no siente en su foro interior ningún deseo irrefrenable por ejercer por esta vía particular su libertad humana.

En síntesis, creo que el tema de la BU pasa mucho menos por la libertad individual que por la cuestión de subjetividad que evocas.
Vos preferís a través de la BU orientar la subjetividad de los votantes hacia la elección de individuos.
Yo prefiero a través del sistema actual orientar la subjetividad hacia opciones partidarias

Setzel dijo...

Me pongo del lado del blogger, priorizando la elección de personas más que partidos; porque los partidos son estructuras y no debe confiarse sobremanera de ellas. Lo mejor es seleccionar de C/estructura, los mejores.

Saludos.

Sabrina dijo...

Desde mi punto de vista, aquí hay dos cuestiones diferentes. Todos nosotros sabemos lo que dice Escribidor y retoma Felipe, aquella frase (incluida como derecho dentro de la ley elector) de "hoy si alguien quiere cortar boleta, la corta, nada se la impide".
Desglosemos con cuidado.
Una cosa es una forma de votar (la actual) que te permite cortar boleta, o sea, que te permite elegir diferentes partidos por categoría. Otra cosa diferente es una forma de votar (la boleta única santafesina, a modo de ejemplo) que te OBLIGA a ELEGIR en cada categoría (aún en el blanco). No es lo mismo permitir elegir que obligar a elegir. Linda paradoja para un liberal: ¿Qué es lo que nosotros buscamos? ¿Un tipo de sociedad y de política que nos permita elegir o una que nos obligue a elegir? Pero, sólo tal vez, esa sea una discusión aparte.
Para no correrme de la boleta única y retomar la primera idea de que aquí hay dos temas diferentes: Coincido con Gabriel en su original idea de que es mayor el grado de subjetividad presente en la boleta única. Me refiero, y tal vez también él -pero no me atribuiré la posibilidad de un ejercicio exegético-, a que con la imposición de que el elector elija una y otra vez (tantas veces como categorías se estén jugando en cada elección) amplía su libertad. Tiene la posibilidad de elegir para todos los cargos la misma propuesta. También tiene la posibilidad de elegir para cada cargo una propuesta diferente. Mismas posibilidades que las boletas actuales le da. Pero, a diferencia de las papeletas con las que aún votamos en la CABA, la boleta única obliga al elector a elegir una y otra vez, no puede elegir una vez y para todo, necesita hacerlo por categoría, por puesto a ocupar. Y elegir más, indefectiblemente, aumenta las capacidades del individuo ya que lo hace más libre. Hasta aquí con lo que veo como la primera cuestión presente.
La segunda, aquella que aparece en los comentarios, hace referencia a los partidos políticos. Me desconcierta un poco cómo se pasa de la boleta única a la idea de partidos políticos fuertes. Escribidor, cuando usted dice, que lo deseable es un sistema de partidos políticos fuertes, me deja pensando. ¿En qué nos basamos para creer esto? ¿En la experiencia de otros países? ¿En la experiencia de nuestro país? ¿Cuándo tuvo la Argentina un sistema de partidos fuertes? ¿Qué es, para nosotros, un sistema de partidos fuertes y cuáles son sus evidentes ventajas? Me cuesta, sinceramente, pronunciarme a favor de que la Argentina tenga un sistema de partidos fuerte. No sé la solución de qué es eso, salvo de horas de diván de la elite política para aprehender mejores argumentos para justificar sus cambios de identidades. Una nueva institucionalidad, eso de lo que tanto se habla por aquí, me parece importante. ¿Pero fortalecer el sistema de partidos? No sé si tanto. De todos modos, comparto –creo que todos lo hacemos- que un modo de votar (papeleta por partido o boleta única) no fortalece ni debilita el sistema de partidos. Los políticos fortalecen o debilitan el sistema de partidos, hasta cierto punto también los ciudadanos, pero no unos papelitos.

Playmobil Hipotético dijo...

No sé muy bien si la boleta única incentiva el voto subjetivo. Yo creo que lo que hace la boleta única es mejorar la competitividad y, si se extreman las cosas, la transparencia dle sistema electoral. Lo que sí, definitivamente, aumentaría el caracter subjetivo o personal del voto sería la posibilidad de personalizar el voto; por ejemplo, si el votante tuviese la oportunidad de elegir no todos los candidatos de un partido político sino uno del partido A y otro del partido B. Esto también tiene otros problemas pero si el valor que más nos importa es la representatividad individual, el voto preferencial pareciera ser el mejor.

Escribidor dijo...

Setzel, sin partidos no hay gobernabilidad posible. Crei que a esta altura de nuestra historia era algo indiscutible, pero veo que no.

¿No hay que confiar en estructuras pero si en personas? Disculpeme pero disiento. Es mas facil que traicione una persona a que traicione una estructura.

El punto central de esta discusión es que en una elección se eligen programas de gobierno que llevan adelante fuerzas políticas. Preguntele a Bonfatti como se siente al tener un Parlamento en contra, si eso va a afectar su gestión o no. Eso es gracias a la boleta unica.

Decia que uno elige partidos y no personas, porque son los partidos los que pueden llevar adelante programas de gobierno. Fortalecer los partidos es hacerlos previsibles, con grados de participación, con Congresos doctrinarios. Es hacer que existan y no sean meros aparatos burocráticos, que de paso les cuento, van a seguir existiendo con cualquier boleta, en la medida que los partidos políticos no se renueven.

Sabrina, nos basamos en nuestra experioencia para decir que son necesarios partidos politicos fuertes, porque con partidos politicos debiles, o con "personas" en el gobierno, quienes toman decisiones son las corporaciones. Ese es el punto central. Fortalecer a la política frente a las corporaciones (economicas y sindicales, aclaro), tiene que ser un objetivo primario en el proximo sistema político. La primacía de los representantes electos por el pueblo, frente a los poderes fácticos que gobernaron demasiado tiempo ya. Por eso queremos partidos fuertes.

perdon por lo extenso.

Un abrazo

Brenda dijo...

Interesante nota para el análisis y el debate.
A las intervenciones anteriores sobre todo a "Escribidor" digo:
Desde mi punto de vista, el sistema electoral y el sistema de partidos no tienen una vinculación tan estrecha como algunos sugieren. Un sistema de partidos fuerte, no podría verse afectado por la implementación de la boleta única. En su caso, si eso sucede, lo que se muestra es la incapacidad de los partidos para atraer la "subjetivididad individual" (en terminos de Palumbo). Mientras un sistema exige "cierto" esfuerzo para cortar boletas, este, de una sola mirada invita al elector a reflexionar donde colocar su voto.
Por otra parte, estamos hoy frente a un sistema de partidos absolutamente fragmentado. Que hace el peronismo (y todas sus variantes) sino destruir el sistema de partidos y burlar constantemente las normas electorales, cuando someten a todo el país constante y sistematicamente a dirimir sus internas en las elecciones generales? Que hace sino Cristina, cuando baja a cada distrito a bendecir candidatos, pretendiendo cubrirlos con el aura de su propia figura? El sistema de partidos se fortalece cuando se cree en él, no cuando se lo declama. Y la recuperación de la confianza, en los partidos, empieza primero por no embaucar. En pocas palabras, muchas veces, se "usa" el sistema de partidos, pero con la lógica de los "candidatos" y asì se integran las listas no con los candidatos que reflejen mejor "el pensamiento partidario" sino con personas y personajes que sólo escondidos bajo la figura de quien "arrastra" pueden trascender.... No será entonces que la boleta única expone a los embaucadores ante el riesgo de que el elector lo piense dos veces? Pareciera ser que no termina de haber consonancia entre los valores que se dicen propugnar y lo que en la práctica se hace con ellos.

Escribidor dijo...

Si existió hasta ahora un sistema de partidos (yo creo que no) estalló por los aires en 2001 y terminó de colapsar el 14 de Agosto. El peronismo no es un partido, es una ideología. Es importante este dato, porque si no, no se entiende. Asi como hay muchos partidos marxistas o muchos liberales, los hay muchos peronistas.

Hay que crear un sistema de partidos. En ese marco, mi postura es que la boleta unica no ayuda a crearlo, sino que ayuda a despartidizar. Y sin partidos fuertes, repito, gobiernan las corporaciones. No voy a discutir sobre casos puntuales, porque sería irnos del tema, pero Cristina armando "su" lista de diputados es, precisamente, no embaucar a la población ¿no?

Un abrazo

ejmflood dijo...

Hoy quién quiere votar a distintos candidatos de distintos partidos puede hacerlo cortando boleta. Y la estructura de la votación es consecuente con el voto por partidos políticos con una ideología y una visión del mundo.
La boleta única no tiene ventaja alguna con este sistema, salvo la prevención del robo de boletas pero este es un problema de quién organiza el comicio y no de la estructura de la boleta.

Felipe dijo...

Dios no permita que dia alguno pudiera gobernarnos un partido sin capacidad de poner al menos un fiscal por mesa de votación

Gabriel Palumbo dijo...

Agradezco mucho los aportes a la discusión. Tengo alguna cosilla suelta para decir. En primer lugar creo que queda claro en la nota que no participo de la voluntad por licuar la importancia de los partidos políticos. Creo, eso sí, que los mismos no me necesitan a mi para hacerse absolutamente indiferentes a la vida de cualquier mortal. La discusión sobre si alguna vez hubo en la patria un verdadero sistema de partidos me parece importantísima pero no estoy en condiciones de abarcarla.Párrafo aparte para la tensión entre posibilidad y obligatoriedad para elegir. Es cierto que se puede cortar boleta, pero no es menos cierto que la bu deja en cada caso una apertura a la decisión que convierte ese mismo acto en uno de mayor potencia. Las ideas sobre creación de partidos y sistemas de partidos me parecen estupendas, pero insistiré una y mil veces, nada tiene para hacer un esquema institucional. Lo que ha destrozado la política o lo que nunca pudo construir, no será creado por un método de votación. La última intervención de Felipe me encuentra en las antípodas. No creo que sea necesario un partido que esté en condiciones de fiscalizar todas las mesas para poder gobernar. La capacidad de fiscalización de hoy tiene que ver con las estructuras de clientela y no con las de adhesión, por lo tanto, no aseguran casi nada, salvo personas sentadas en una silla. Lo que imagina Felipe es el sueño de los populistas, que es a su vez mi pesadilla, un mundo de militantes.

Playmobil Hipotético dijo...

Gabriel tiene mucha razón en lo último, en la relativización de la equivalencia entre contar con fiscales y la capacidad de gobernar. QUienes alguna vez hayan estado escrutando en un comicio electoral, tiene que saber la múltiple variedad de factores que hacen que un fiscal fiscalice, donde no estoy seguro que el principal sea proponer un gobierno con capacidad de gestión

Fernando dijo...

Vengo siguiendo la discusión desde que se publicó el post, y encuentro que hasta ahora escribidor me ahorró el trabajo de decir lo que pienso respecto del sistema de boleta única. La verdad es que en algún momento lo llegué a pensar como una alternativa posible, pero ahora me deja muchas más dudas que certezas su aplicación.
Como alguna vez le escuché decir a un diputado muy lúcido, primero hay que ver qué es lo que se intenta solucionar y después buscar el instrumento que mejor lo hace. Me da la impresión de que en la discusión sobre la boleta única la cosa está bastante dada vuelta, porque en muchos casos (y reconozco que Gabriel hace rato que está de acuerdo con esto de la boleta única así que no se aplica a él) ni siquiera se puede confesar el repentino amor por la boleta única, porque como bien dijo alguien hace unos días lo que se pretende es la "boleta mágica" que ayude a alterar los resultados del 14A .
Dos aclaraciones finales y un link para no hacerlo tan largo: el tema de los fiscales no deja de ser necesario ya que a lo largo del día hay que controlar que no se hagan determinadas trampas y al cierre hay que contar las crucecitas. La otra es que si lo que queremos evitar es el robo de boletas o mejorar la capacidad de suministro se podría dejarlo en manos de la autoridad electoral y que los presidentes de mesa tengan un stock de boletas interminable a mano. Me podrán decir que igual alguien puede entrar al cuarto oscuro y no darse cuenta de que no está lo que desea votar, tal vez, el sistema se basa en la racionalidad del voto y en la capacidad del votante para elegir lo que quiera. Si cuestionamos esa capacidad diciendo que los votantes son idiotas estamos cuestionando la democracia, a mi humilde entender.
Para no extenderme más, dejo un link a las reflexiones que me surgieron a partir de la experiencia santafecina: http://sardinaseneldesierto.blogspot.com/2011/07/sobre-la-eleccion-en-santa-fe-primarias.html
Abrazo

Federico Spinelli dijo...

"No creo que sea necesario un partido que esté en condiciones de fiscalizar todas las mesas para poder gobernar. La capacidad de fiscalización de hoy tiene que ver con las estructuras de clientela y no con las de adhesión, por lo tanto, no aseguran casi nada, salvo personas sentadas en una silla. Lo que imagina Felipe es el sueño de los populistas, que es a su vez mi pesadilla, un mundo de militantes."

AMEN

Escribidor dijo...

Si un partido no puede garantizar q no le roben boletas en el cuarto oscuro, tampoco va a poder contra los poderes facticos del país. Es casi una verdad irrefutable.

¿Miedo de un mundo de militantes? Raro eso.

Un abrazo

Flavio Luis Buccino dijo...

Gaby en un todo de acuerdo... Es más "sensación de haberla escrito yo" o más bien "juntos"... Has generado un buen debate sobre el tema... Noto cierto miedo del "populismo berreta argentino" a tener que competir contra la BU. ¿Sabés lo que cuesta reinventar los mecanismos de "garantía electoral" (distintas formas de trasgredir la voluntad del votante) que llevaría la implementación de este mecanismo? ¿Es tan patética la política argentina que el sólo cambio de un formato electoral los pone nerviosos? Por lo de la fiscalización una de dos o Felipe y Escribbidor son, o se hacen... Sólo aquel que maneja los recursos del Estado (no importa si nacional, provincial o local) puede sentar a un monigote en cada mesa como fiscal "pago"... No son los partidos los que deben garantizar la limpieza de un acto electoral. Es la Justicia que generalmente, en la Argentina, es "oficialista" en estos menesteres... Gran abrazo

Felipe dijo...

Gabriel,

"...mi pesadilla, un mundo de militantes"

yo creo que este tema merece un futuro QUILT que seguramente generara un debate tan interesante como este

Escribidor dijo...

Estimado, Flavio, nervios de ninguna forma. Y tampoco me hago, soy :). La BU, al reves de lo que piensan, va a producir una mayor hegemonía todavía del oficialismo nacional. Somos los que tenemos mejores y mas conocidos candidatos en todas las categorías. Ese no es el tema.

La Justicia garantiza los comicios. Lo que hacen los partidos es certificar ese accionar. Pero insisto, en una época la UCR podía sentar una persona por urna (¿pagaba?) y eso garantizaba la transparencia. Ahora, donde cada vez hay menos militancia en los partidos de la oposición, lo único que pueden hacer es rezar.

Un abrazo y gran debate

Gabriel Palumbo dijo...

Sigo agradeciendo la participación. Felipe, hay una nota relacionada, http://proyectoquilt.blogspot.com/2011/03/la-inutil-idea-de-militante.html
que generó menos lio que esta pero yo considero mejor. De todos modos, la idea del mundo de militantes también puede merecer alguna nota. Me preocupa un poco la idea de relacionar tan directamente gobernabilidad con capacidad de fiscalizar. En principio me parece una temeridad, pero en términos concretos es aún más coplejo. Más allá de la reafirmación de Flavio sobre la unica posibilidad de fiscalización por parte de los que detentan el poder del Estado, creo que hay un punto más interesante. Cómo se logra la empatía desde un partido político en la actualidad democrática? Cuál es el incentivo (no material) que puede encontrar un ciudadano para dejar a su familia un domingo para ir a sentarse ridiculamente en una mesa. Además, hay una cuestión real, nadie, salvo los ejecutivos están fiscalizando. El radicalismo de la ciudad de buenos aires, que supo tener una estructura territorial amplia, hoy no puede cubrir más que un fiscal por escuela, con suerte.Es muy extraño, al menos para mi, vincular esa capacidad con la de gobierno, no encuentro relación. Pero mucho más me sorprende que no exista comprensión de los cambios en las formas de la subjetividad y los cambios que suceden en una sociedad que naturaliza afortunadamente su rutina democrática.

Escribidor dijo...

Gabriel, es la participación ciudadana, desde esta naturalidad democrática, la que permite que, por ejemplo, en el FPV haya miles (si, miles) de tipos que van a fiscalizar y no reciben nada a cambio. De igual modo que hay otros miles que lo hacen por algun tipo de interes material. Ahora, es tambien temerario decir que SOLO los ejecutivos pueden fiscalizar. Con ese criterio, lo único que puede hacer la población es rezar? A tu pregunta sobre la empatía que puede generar un político, bueno, Cristina genera mucha empatía. mucha mas de la que generaba Nestor. Nosotros estamos orgullosos de nuestra presidente y de nuestro proyecto político. Quizas ese sea el problema en la oposición: la ausencia de proyecto político propio y genuino. Y usan de excusa (no es tu caso) a la BU para no hablar del tema.

Felipe dijo...

Gabriel

"me sorprende que no exista comprensión de los cambios en las formas de la subjetividad y los cambios que suceden en una sociedad que naturaliza afortunadamente su rutina democrática"

Podes explicar un poco el tema de los cambios en la forma de la subjectividad ?

Gabriel Palumbo dijo...

Escribidor, admito que el oficialismo tiene una mayor capacidad de convocar enamoradamente que la oposición que es, por poco, impresentable. Sólo un necio negaría eso. Lo que quiero decir finalmente es que no hay correlato cierto entre capacidad de fiscalización y gobernabilidad. Es una concepción premoderna, de una sociedad que tiene niveles de involucramiento con la política que, afortunadamente, ya no existen. Si estás dentro del modelo te parece que se universaliza el amor, pero no es así si se mira con un angular más amplio. Es un sueño de pequeños grupos activos.
Felipe, mil veces me he referido a eso en QUILT, pero lo hare alguna vez más. Abrazos a todos

Oscar Delgado dijo...

Nuestra pobreza política en general esta dada en la dirigencia, y todos lo sabemos, pero ésto es sólo lo que flota, es sólo un resultado. Si queremos producir mejoras debemos sumergirnos y tratar de corregir el sistema en su inicio, desde el como se definen y llegan los que ocupan cargos de liderazgo hasta el como estan protegidos para que se queden sin que la renovación los alcance. Esto apunta al sistema de selección primero y luego a la inexistencia de un Check & Balance efectivo en el intento de reelección o reselección


El acto supremo de la política es la participación del ciudadano en una elección, donde el elector vuelca sus sueños en la urna, donde confía su futuro en los candidatos y sus ofertas, éstos que son tambien ciudadanos como él, con sus propios valores. Este acto debe ser puro y libre de figuras ajenas a la relación directa candidato-elector, es el momento en que se debe definir al que se postula más allá de su afiliación política, es cuando se debe tambien tener en cuenta sus valores personales que complementan a lo ideológico, contrario a lo que se cree en la política tradicional de Argentina y países de democracias pobres o ninguna, donde solo el partido o la dinastia garantiza la honestidad intelectual del candidato. Todos sabemos que esto es falso.

Corregir lo que hay no es cambiar lo viejo por lo nuevo, sino es mas bien mejorar lo que tenemos. Esto se puede lograr innovando el sistema actual de marcadeo de ofertas políticas en búsqueda de una relacion más franca entre el candidato y el elector, donde se logre una comunicación fluída en ambos sentidos y donde existan compromisos mutuos que luego serán evaluados entre las partes en el proximo evento electoral. Esto lo da la Boleta Unica

Ahora analizemos el sistema actual de listas Sabanas, tenemos:
1. La boleta tipo LS ofrece la opcion del corte de Boleta, a lo que los candidates responden ofreciendo mas combos para matar el posible corte.
2. La boleta tipo LS es un voto que induce a elegir un lote ideológico, lo que resta libertad, ética y pureza de selección, despersonaliza los candidatos y desmerece la capacidad de discernimiento del elector.
3. La boleta tipo LS desbalancea la relacion candidato-elector para imponer la relación aparato partidario-elector lo que es abusivo e injusto
4. La boleta tipo LS, es un sistema que además de deshonesto, hace actuar al candidato con muy poca honorabilidad al postularse sumándose a una lista para valerse de méritos ajenos, ocultando o postergando los propios

Escribidor dijo...

Estimado, la Lista Sabana de Diputados va a seguir existiendo, con lo cual no se de que esta hablando.
Es muy simple el planteo. la BU busca, como en Santa Fe, que una figura (Maria Eugenia Bielsa) represente a toda una lista. Los candidatos ni siquiera estaban en el listado. Con el sistema nacional uno puede leer quienes son los candidatos.
No entiendo el planteo de la relación candidato votante. Uno vota a quien se le canta ¿o uds se sintieron intimidados en algun momento?
Lo real es que me parece que hay cierto prejuicio de clase, donde se cree que las clases populares "no saben" cortar boleta y es por eso que no lo hacen. Lamento informarles que todos los habitantes del país saben muy bien que votan y que quieren. Y centrar la discusión en una herramienta electoral (que puede ser mejor o peor) y no en como fortalecer el sistema de partidos, me resulta muy gracioso.

Un abrazo

Gabriel Palumbo dijo...

Escribidor, el único en todo el itinerario que hablo de "clases" fuiste vos, sabrás porqué, pero no se le puede imputar a nadie más.Lo mismo con una supuesta información que transmitís, dando por supuesto que no lo sabíamos, sobre que las personas saben lo que hacen. Aquí tengo necesariamente que hacer una nota al pie. Mis defensas sobre la individualidad y hasta mi propia adscripción al liberalismo requieren de una antropología positiva. Para mi todas las personas piensan y reflexionan sobre lo que hacen, nadie es llevado de las narices a ningún lado, ni por un gobierno, ni por un diario ni por su mamá. Claro que hay poder en el medio y las relaciones sociales no son simétricas, pero que las personas deciden, y ese es el punto en la democracia, es un hecho que hay que valorizar y profundizar.
Es cierto que los comentarios, como sucede habitualmente en los blogs, terminan disparados para cualquier lado menos para el que fue propuesto por la nota original. Aquí paso algo parecido. Hay una diferencia entre la posibilidad de cortar boleta y la de elegir en cada categoría y eso es una obviedad. Por otro lado, nunca hablé, al menos en esta nota, contra las llamadas (en casi todos los casos erroneamente) listas sábanas. Si quisieramos ir hacia esa discusión, por mi parte creo que un sistema que incluya la uninominalidad puede funcionar en algunos turnos electorales. Pero claro que es discutible y hasta poco interesante.La diea del fortalecimeinto de los partidos como si fuera una especie de sueño encantado me parece maravillosa, hasta con algunos ingredientes de novela. Gracias por participar tan activa y seriamente.

Oscar Delgado dijo...

Me tomo la libertad de interpretar y llamar Lista Sábana (LS) a una boleta, divisible o no, que cubre desde la cabeza (presidente) hasta los piés (último concejal).

Escribidor, aplaudo tu entusiasmo de defender la capacidad intelectual de la gente para votar, pero a la vez, es inocente olvidarse de las técnicas de mercadeo que utilizan los partidos con ofertas que inducen al elector seleccionar una Lista Sábana LS completa, y en lo personal inducir por un lote despersonaliza a los candidatos. Una reflexion viene al caso, "Perder la propia individualidad. y convertirse en un mero engranaje de una máquina, está por debajo de la dignidad humana. Mahatma Gandhi".


También aplaudo tu entusiasmo de defender los partidos políticos pero ellos estan bien protegidos por la CN, y éstos para sostenerse deben hacer la corrección desde adentro, con internas para la renovación de oferentes y ofertas. La ausencia de esta prácitca democrática y el mantener el compromiso de contendientes donde el que pierde apoya, es lo que sotiene y le da estabilidad a los partidos. Es violatorio cercenar derechos de los ciudadanos a una elección pura para sotener feudalismos partidarios. EEUU tiene tiene Boleta Unica y partidos sólidos y estables por siglos, solo hay que quitarse el miedo de conocer lo nuevo, para nosotros.


Ahora volvamos al tema que nos ocupa, la BU y te invito a releer mi exposición anterior a ver si ahora se entiende.

Oscar Delgado dijo...

Fe erratas, reemplazar "La ausencia de esta práctica democrática...." por "La presencia de esta práctica democrática...", gracias

Escribidor dijo...

Ya esta claro. Yo creo que la unica diferencia que existe es cambiar una tijera x una birome y algunos de uds creen que la boleta unica representa una garantia de individualidad y subjetividad activa dentro del cuarto oscuro. Y ante la pregunta de xq no cambiar si es lo mismo, respondo que no da cambiar cualquier cosa por un capricho coyuntural.

Un abrazo

Oscar Delgado dijo...

Esto no es un capricho coyuntural, nacio en las elecciones del 2001 con el "Que se Vayan Todos", con el "Voto en Blanco", y con la "Reforma Poltica ya". Porque tanto miedo al cambio?

Oscar Delgado dijo...

Mucha gente esta movilizándose para conseguir fiscales por unas elecciones limpias, esto es titánico y es luchar contra una máquina indestructible e impresionante. Apoyo la voluntad de lucha de quienes la tienen y ojalá logren movilizar a cuantos puedan, pero por otro lado es tiempo de madurar, actuemos por el Nunca Más de verdad, este sistema de selección debe terminar y espero que despues del 23 de Oct todos juntos nos movilizemos por la Boleta Unica..

Fernando dijo...

La "máquina indestructible e impresionante" que consiguió más del 50% no fue el instrumento electoral. Me cuesta entender las razones por las que se postula tan alegremente que los votantes no saben lo que hacen.

Escribidor dijo...

Las formas versus el contenido. Mientras desde el Gobierno se discute el PEA (Programa Estrategico Alimentario) y la Ley de Tierras, desde la oposición discuten la boleta única y boicotean la discusión x la Ley de Tierras.
Mientras desde el Gobierno se busca profundizar la Ley de Medios y se les entrega frecuencias de radio y TV a Universidades Nacionales (autónomas y por lo menos una por provincia) desde la oposición hablan de "abuso" de la cadena nacional.
Podria seguir todo el dia. Yo creo que la gente, el pueblo, la ciudadabia (ponele el nombre que quieras) sabe votar. Y algunos creen que hay que ayudar, porque "obligar" a que se elija dentro del cuarto oscuro, con una birome, es raro. Yo prefiero un voto mas racional, donde si alguien quiere cortar boleta, lo haga. Racionalmente y no porque le guste mas la cara de alguno en la boleta (cosa muy factible, como se vio en Santa fe sobre todo)

Un abrazo y hasta aca llego

Oscar Delgado dijo...

Fernando nunca dije que los votantes no saben votar, lo que digo que deberiamos entender el marketing agresivo y abuso de los partidos que inducen a votar un lote ideologico y no a un candidato como persona.

Escribidor, tu tecnica de reboleo en contra de la "Oposicion" no va conmigo. El tema BU debe ser discutido como cualquier otro punto, o solo el oficialismo dice lo que se debe discutir?
Podrias nombrarme las virtudes del sistema actual de seleccion? Nunca pude escuchar sus beneficios, gracias

Escribidor dijo...

Uf, revoleo, que fuerte. Me intimidas (?). Relee los comentarios, no voy a repetir cosas escritas. Y discuti lo que quieras, es un país libre. Solo digo que me preocupa mas la Ley de Tierras, una Ley de arrendamiento, el PEA, que la Boleta Unica.

Oscar Delgado dijo...

Amigos de Cordoba y Chaco, necesitamos que suban fotos de las elecciones del próximo Domingo, para ver cuartos oscuros, colas de espera y conteos, es la mejor manera de educarnos de los diferentes sistemas electorales. Gracias.